A lograr movilización y crear conciencia popular

A lograr movilización y crear conciencia popular

El MAPU no se rinde

El MAPU no se rinde

48 años de lucha

48 años de lucha

«

MAPU: 46 AÑOS LUCHANDO, CREANDO PODER POPULAR

«

POR LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS Y LOS TRABAJADORES

«

No + AFP, No + migajas, renacionalización del cobre y del agua, educación gratuita, estatal y de calidad:

A ORGANIZAR UN GRAN PARO GENERAL


«

EL MAPU SALUDA AL MPT
EN SU QUINTO ANIVERSARIO 5 de abril 2009-2014

UNIR LAS LUCHAS PARA QUE LOS PUEBLOS Y LOS TRABAJADORES MANDEN

viernes, 20 de octubre de 2017

A Mario Silva Iriarte

En estos días hemos recordado a algunos de los compañeros caídos a manos de la criminal "Caravana de la Muerte".

Hoy publicamos una carta de Rosita Silva a su padre, Mario Silva Iriarte.

CARTA A PAPÁ

Quiero partir, papá, diciendo que después de tantos años sin ti y a pesar de eso quiero contarte que sí estoy muy cansada pero no derrotada, estoy muy triste pero no abatida, estoy llena de rabia, sí porque me mantiene alerta, que sufro de insomnio de tanto soñarte, sí, que sufro de desesperanza pero no falta de sueños; que tu partido Socialista ya no es lo que tú ayudaste a construir, debo informarte que es un simple lugar en donde se encuentran rateros y narcotraficantes, pero que a pesar de eso sí valió la pena la lucha que diste y en la cual se te fue la vida, porque existen otras formas de organizarse y que esta parte de la juventud está reinventándose y seguro ganaremos, no sé cuando lo haremos.

Yo, ¿qué te puedo contar? solo que después que te fuiste, has sido la razón de mi vida y el culpable que aún esté viva para seguir en la lucha organizada, que no sé cuándo te iré a ver, seguro será luego y poder recibir tus besos y tus caricias que me han hecho tanta falta y que he necesitado tanto, como cuando mi madre se marchó a verte, y que seguro aún está contándote de nosotros.

Como no extrañar tus historias, que siempre tenían una enseñanza, y nos reforzabas la importancia de la conciencia y la lucha, tu risa y tus ganas de compartir con el mundo en aquellos encuentros de comida y risas, con las canciones de Javier Solís, Cuco Sánchez y tus películas, cómo no escuchar los clásicos que nos enseñaste a disfrutar.



Solo puedo decirte que aún tengo tu aroma, tus sueños y tus ganas de ser mejor en lo que hago y de disfrutar esa entrega maravillosa, tú y mi madre son los forjadores de esta tu hija que sigue enamorada de tu historia y tu hidalguía.










Necesitamos tomar contacto con compañer*s que hayan conocido a Roberto Pablo Vergara Riveros, funcionario del Banco Central, fallecido en Chañaral en 1977.

También necesitamos contacto con compañer*s que hayan conocido a Roberto Guzmán Santa Cruz, para verificar informaciones acerca de su militancia. Fue asesinado por la Caravana de la Muerte el 16 de octubre de 1973.

Agradecemos mucho cualquier información. Para mayores detalles, escríbannos mensaje:



Roberto Guzmán Santa Cruz
1947-1973

jueves, 19 de octubre de 2017

Caravana de la Muerte en Antofagasta

Publicado originalmente en: 


El 19 de octubre de 1973 a la 01:.20 horas, fueron ejecutadas por efectivos del Ejército, cerca de Antofagasta, las siguientes personas:

-         Luis Eduardo ALANIZ ALVAREZ, de 23 años de edad, estudiante de Periodismo de la Universidad del Norte, militante socialista; quien a fines de septiembre se entregó voluntariamente a las autoridades militares de Arica, ante el requerimiento público hecho por las autoridades de Antofagasta.  Desde aquella localidad fue trasladado a la Cárcel de esta última ciudad, donde al parecer se le inició un proceso, acusado de poseer armas, el que no fue concluido.

 -            Dinator Segundo AVILA ROCCO, de 32 años de edad, empleado de la Sociedad Química y Minera de Chile (SOQUIMICH), militante socialista; quien fue detenido el 29 de septiembre en María Elena y trasladado primero a la Comisaría de Tocopilla y luego a la Cárcel de Antofagasta.

-            Guillermo Nelson CUELLO ALVAREZ, de 30 años de edad, funcionario de la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO), militante socialista, quien se presentó voluntariamente el 13 de septiembre a la Comisaría de Antofagasta, desde donde fue llevado a la Cárcel de esa ciudad.

-            Segundo Norton FLORES ANTIVILO, de 25 años de edad, asistente social de la Sociedad Química y Minera de Chile (SOQUIMICH) en María Elena, militante socialista; detenido el 1º de octubre en su domicilio de María Elena, desde donde es trasladado a Tocopilla y a la Cárcel de Antofagasta, posteriormente. 

  -            Darío Armando GODOY MANSILLA, de 18 años de edad, estudiante de enseñanza media, militante socialista; detenido en Tocopilla y desde allí trasladado a la Cárcel de Antofagasta.



-     José Boerlindo GARCIA BERRIOS, de 66 años de edad, trabajador marítimo y dirigente sindical, militante comunista; detenido en Tocopilla el 12 de septiembre, llevado a la Comisaría de esa ciudad y de ahí trasladado a la Cárcel de Antofagasta.  En varias oportunidades, durante su detención, fue llevado junto a su hija a interrogatorios en Cerro Moreno.

-        Miguel Hernán MANRIQUEZ DIAZ, de 25 años de edad, profesor, empleado de la industria de cementos INACESA, militante socialista; quien fue detenido el 20 de septiembre por detectives y efectivos militares y llevado al Cuartel de Investigaciones de Antofagasta y desde allí a la Cárcel Pública de esa misma ciudad. 

-       Danilo MORENO ACEVEDO, de 28 años de edad, chofer en la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO) y dirigente sindical, militante socialista; quien se presentó voluntariamente el 8 de octubre al Cuartel de Investigaciones de Antofagasta ante un requerimiento público.  Permaneció allí, incomunicado, hasta el 15 de octubre, cuando fue trasladado a la Cárcel Pública. 

-       Washington Radomil MUÑOZ DONOSO, de 35 años de edad, Interventor en la Compañía de Cervecerías Unidas (CCU); detenido en Antofagasta en fecha indeterminada y recluído en la Cárcel de esa ciudad.


-     Eugenio RUIZ ‑ TAGLE ORREGO, de 26 años de edad, ingeniero, Gerente de la Industria INACESA, militante del Movimiento de Acción Popular Unitaria (MAPU), quien se presentó voluntariamente a la Intendencia de Antofagasta el 12 de septiembre, ante un requerimiento público.  Desde ese lugar fue trasladado a la Base de Cerro Moreno, donde permaneció hasta el 23 de septiembre, cuando fue trasladado a la Cárcel de Antofagasta.  La tortura a que fue sometido se relata en la parte general de este período. 

MARIO SILVA Y SU ESPOSA, GRACIELA ÁLVAREZ ORTEGA

-            Héctor Mario SILVA IRIARTE, de 38 años de edad, abogado, Gerente de la Corporación de Fomento de la Producción CORFO‑Norte, ex‑Regidor de Chañaral, Secretario Regional del Partido Socialista; quien viajó desde Santiago, donde se hallaba, para presentarse voluntariamente en la mañana del día 12 de septiembre ante las autoridades militares, junto a otras personas, en las oficinas de la Intendencia. 

-     Alexis VALENZUELA FLORES, de 29 años de edad, empleado de la Sociedad Química y Minera de Chile (SOQUIMICH), Presidente del Sindicato de esa empresa y Tesorero de la Central Unica de Trabajadores CUT Regional, Regidor de Tocopilla, militante comunista; detenido el 17 de septiembre en su domicilio de Tocopilla, llevado a la Cárcel de esa misma ciudad y trasladado el 15 de octubre a la de Antofagasta.  Permaneció incomunicado durante toda su detención.

-     Marco Felipe DE LA VEGA RIVERA, de 46 años de edad, ingeniero, Alcalde de Tocopilla, militante comunista; detenido el 15 de Septiembre por efectivos de la Policía de Investigaciones y Carabineros, llevado a la Comisaría de Tocopilla y el 15 de octubre, a la Cárcel de Antofagasta. 

-       Mario del Carmen ARQUEROS SILVA, de 45 años de edad, Gobernador de Tocopilla, militante comunista; detenido el 14 de Septiembre en su domicilio por efectivos de Carabineros y conducido a la Comisaría de Tocopilla, donde permanece hasta el 15 de octubre cuando es trasladado a la Cárcel de Antofagasta.  Durante el período de su detención permaneció incomunicado. 

        El 21 de octubre de l973 se publicó en la prensa de Antofagasta un comunicado oficial que daba cuenta de la ejecución de Mario Silva, Eugenio Ruiz‑Tagle, Washington Muñoz y Miguel Manríquez, señalándose que "las ejecuciones fueron ordenadas por la Junta Militar de Gobierno...".  El 24 de octubre apareció un segundo comunicado público que daba cuenta de las ejecuciones de Luis Alaniz, Danilo Moreno y Nelson Cuello, indicándose que por "resolución de la Honorable Junta de Gobierno, el día 20 en la madrugada se procedió al fusilamiento de tres personas...", las ya indicadas.

No hubo versión oficial de los restantes siete ejecutados del día 19 de Octubre.

        Comunicados oficiales posteriores, tanto de autoridades provinciales como nacionales, hacen referencia a esas ejecuciones como si ellas fueran la consecuencia del cumplimiento de sentencias dictadas por Consejos de Guerra.  En informes entregados por el Gobierno de la época a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se señalaba que Eugenio Ruiz‑Tagle y Héctor Silva, entre otros, habían sido procesados en la causa 349‑73 seguida ante el Primer Juzgado Militar de Antofagasta, comprobándosele a Ruiz‑Tagle "su participación en el delito de malversación de caudales públicos... y giro de fondos para adquirir armamentos para el Partido Socialista y el Movimiento de Acción Popular.  Además se acreditó su responsabilidad en la organización de un plan terrorista preparado para los días 18 y 19 de septiembre de l973...  el tribunal correspondiente le impuso la pena de muerte que se cumplió por fusilamiento el 19 de octubre de l973".  En cuanto a Héctor Silva, según esa versión, se le habrían acreditado diversos delitos, entre ellos malversación de caudales públicos, atentado contra la Seguridad del Estado, tenencia ilegal de armamentos y explosivos, agregándose que "su participación en estos actos se comprobó fehacientemente ".  En la causa confesó su participación, como propiciador, organizador y principal dirigente de una organización paramilitar...En el proceso respectivo ...  se le condenó a la pena de muerte, que fue cumplida mediante fusilamiento el 19 de octubre de l973". 

    Tras analizar detenidamente los antecedentes recibidos y los testimonios recogidos de diversas fuentes, la Comisión se formó la convicción de que las muertes de las catorce personas antes individualizadas correspondieron a ejecuciones de responsabilidad de agentes del Estado que actuaron al margen de toda legalidad, lo cual constituyó una violación de sus derechos humanos, en especial a la integridad física, al justo proceso y a la vida.  Fundamenta su convicción en las siguientes consideraciones:

   Respecto de la mayoría de los ejecutados existen testimonios verosímiles de que mientras estuvieron privados de libertad y antes de ser muertos, fueron atrozmente torturados.  Ello, desde luego, invalidaría cualquier confesión prestada.

      La versión oficial que daba cuenta de la existencia de un proceso judicial que habría concluido en la condena a muerte de los catorce afectados es contradictoria con la primera información que daba cuenta de una decisión de la Honorable Junta de Gobierno;

Que a pesar de los requerimientos hechos por la Comisión, no fue posible obtener las piezas del proceso que se habría sustanciado en contra de los ejecutados, lo que junto a los demás antecedentes la lleva a concluír que este nunca existió;

Que, además, la primera versión acerca de la decisión de la Junta de Gobierno es coherente con el hecho que al momento de los fusilamientos se hallaba presente en Antofagasta una comitiva militar procedente de Santiago con autoridad delegada precisamente de las más altas autoridades nacionales;

Que a este último respecto, las versiones que han entregado los protagonistas son contradictorias en cuanto a la procedencia de las órdenes de ejecución, pero ninguna alega que haya existido un Consejo de Guerra;

Que en el evento que se hubiese realizado alguna especie de juzgamiento de los ejecutados, ello ocurrió sin conocimiento de sus familiares y abogados, lo que significó que los afectados carecieran de derecho a defensa;

Que, cualquiera que haya sido el origen de la orden de ejecutar a los catorce detenidos, en sus fusilamientos participaron oficiales y efectivos militares del Regimiento Antofagasta y oficiales integrantes de la comitiva procedente de Santiago. 

(Informe Rettig)


Esta pagina fue modificada el 17/07/2010

Si posee cualquier información sobre este caso,  nuevas o mejores imágenes, relatos, testimonios, etc., escribanos a info@memoriaviva.com

Agradecemos también enviar información a: mapusantiago@gmail.com

  Estas paginas (de Memoria Viva.Com) han sido preparadas y son mantenidas por: Proyecto Internacional de Derechos Humanos - Londres © 1996 - 2015


ALGUNOS ENLACES RELACIONADOS:

SOBRE MARIO SILVA IRIARTE:  http://loslatidosdelamemoria.cl/microbiografia/mario-silva/

Homenaje a Eugenio Ruiz-Tagle

La imaginación herida

HOMENAJE A EUGENIO RUIZ TAGLE

A la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos 

Josefa Ruiz-Tagle








Cumplí 26 años -la edad que tenía mi papá, Eugenio, al morir- en el verano de 1999 en el balneario de Calafquén. Mi hijo Lucas tenía entonces cuatro meses y a mis días prácticamente los llenaban las tareas de la lactancia y el juego. El tiempo que me quedaba lo usé para pensar y tomar notas sobre el impacto que tuvo en mi vida y la de mi familia la violencia en la historia reciente de nuestro país. En un principio, hice este ejercicio pensando en entregar el resultado a mis compañeros de universidad en el Diplomado de Crítica Cultural de la Universidad Arcis. Sin embargo, la autorreferencia nunca ha sido bien vista en los ambientes académicos y el mismo pudor del que trata el texto fue más grande de los sospechado: no sólo no lo mostré ahí sino que no se lo mostré a nadie ni lo saqué del disco duro de mi computador durante casi dos años hasta que hace algunos días decidí que fuera leído en el contexto de un homenaje a mi papá organizado por quienes fueron sus amigos. Desde ese verano las cosas han cambiado un poco. La detención de Pinochet en Londres gatilló una avalancha de querellas en los tribunales chilenos y la adopción de una fórmula en los medios de comunicación para tratar "el tema de los derechos humanos". El silencio del que trata este texto ya no es el mismo, es otro.
1.
Escribo sobre lo único que tengo ganas de escribir en una época de retraimiento a lo privado. Es una suma de historias personales, lamentos, percepciones sociales y citas culturales. Escribo sobre el pensamiento doloroso, el pudor del dolor y el silencio. Sobre la inadecuación y la desadaptación.
Al escribir rescato la invitación a nombrar "lo que pasó" -y sus réplicas-, a buscar un lenguaje para expresar una realidad solitaria e irreductible, pero que concierne al mundo público.
2.
La memoria es el recuerdo de algo. La facultad de recordar y la práctica de hacerlo. La experiencia de la imaginación herida tiene su raíz en el pasado, pero no enfrenta el "ahora" del recuerdo con el "antes" del objeto recordado. Es un caudal de pensamiento sujeto a la metamorfosis y a las inclemencias del tiempo. Circular, desaparece en las manos del olvido, para reaparecer siempre como un virus, cuando bajan las defensas del organismo. Como un trauma, se origina en el pasado y se alimenta de las heridas del presente.
3.
Hay quienes pensaron que al dejar de nombrar la realidad de la violencia ésta dejaría de existir y no repercutiría con su golpe sobre mi mente y mi cuerpo de niña. Pero no sólo al ser nombrada se hace efectiva la violencia, también existe en la omisión, el eufemismo y la mentira. Multiplica su potencial destructivo al dejar que el cuerpo sufra toda la sintomatología negándole a la mente un diagnóstico.
4.
La violencia de los colegios, que enseñan la historia de Chile saltándose olímpicamente la de los últimos treinta años.
La violencia de los medios de comunicación, que degradan lo terrible al hacer equivaler el nuevo hallazgo en el descubrimiento de cuerpos de detenidos desaparecidos con el gol de la jornada, pasando en voz de Cecilia Serrano "a un tema más alegre". Porque nadie quiere que nos vayamos a dormir asustados.
5.
No crecí en un medio de izquierda ni en absoluto ideologizado. En el colegio donde estudié, lleno de pequeños momiecillos, podía percibir que mi familia era diferente a lo que a mi me parecían "todas" las demás familias, por estar marcada por la persecución y la muerte.
Había que mentir por recomendación de mis mayores. El mundo era peligroso y lo que había ocurrido podía volver a ocurrir. Mis compañeros de curso, de seis o siete años, ya eran posibles espías de los asesinos de mi padre que siempre estarían observando. No hablar, esa era la norma.
6.
La desadaptación no era un problema de la conducta, racionamiento típico de la sicología educacional, sino un problema de la conciencia. La escuela no ayudaba a entender un mundo de monstruos.
7.
En la última Feria del Libro se presentó el documental de Silvio Caiozzi "Fernando ha Vuelto" sobre el reconocimiento de uno de los cadáveres encontrados en el patio 29. Cada uno de los cerca de 200 espectadores vive la experiencia de retraerse del espacio público -copia feliz de la transición: banalizador del intelecto y celebratorio del mercado- que es la Feria del Libro y se adentra, a través de la narración -patética- de la historia de Fernando, en la propia relación dolorosa que cada uno tiene con la represión. Experiencia amparada por la oscuridad de la sala, la calidad de espectadores, la pretendida soledad de cada uno frente a la pantalla. Cuando la película acaba todos estamos llorando. Por Fernando, por su madre, su mujer y su hijo. Por el país y la historia que nos ha tocado vivir. Por nosotros mismos.
Cuando se encienden las luces nos apuramos en limpiarnos las lágrimas y guardamos silencio. Espiamos de reojo la reacción de los demás y escondemos la propia. En lo que demoramos en recuperar el habla pensamos que no tenemos palabras, no tenemos discurso que nos salve del silencio. No sabemos qué decir. Sólo porque hay que decir algo decimos "terrible", "espeluznante", como ha sido durante años nuestra propia imaginación.
El silencio va haciendo de a poco el efecto deseado. Nos maquilla el rostro, preparándonos para salir de la sala y regresar a la fiesta de la Estación Mapocho.
Preferimos no hablar, es cierto, pero tampoco sabemos cómo. Nos sentimos identificados con la madre de Fernando, esa mujer a la que de pena le dio hemiplejia y perdió la capacidad de hacerse entender.
8.
El silencio, que cubre como un manto la violencia de nuestra historia, es en parte como dice Nelly Richard "una resistencia a la ley que nos obliga a la articulación fonética del sentido". Es también una resistencia al destino fatal de la palabra en el mercado: convertirse en "una verdad entre otras". Pero es además producto del pudor y del bloqueo, de la incapacidad para nombrar y de la introyección de una norma muda. La falta de lugar para el recuerdo es el resultado de un proceso de retroalimentación del silencio entre los espacios públicos y privados.
9.
Así mismo como la violencia, según Francesca Lombardo "desmantela toda idea de orden, de medida y (...) hace por lo tanto toda relación improporcional", la imaginación de la violencia está desprovista de la posibilidad de verse reflejada de manera simple en el lenguaje. Inconmensurable, se convierte en autista al chocar con las barreras que la cultura le impone a la expresión y de ella también es imposible "rendir cuenta" .
10.
El silencio se vuelve aún más patético al conocer su fatalidad: ser interrumpido apenas por pequeños lapsus que no serán más que nuevo material para el olvido. Esto sucede, por ejemplo, cuando la palabra, que supone un enorme esfuerzo emocional, no encuentra respuesta alguna y la voz, aún temblorosa, tiene como destino nuevamente el silencio, esta vez del medio social.
11.
A los 12 años me fui enterando, a través de una serie de documentos, de cómo había muerto mi papá. Documentos literalmente escondidos en la casa de mi abuela, encontrados por mi como ayudada por un radar. Aún hoy me impresiona que se me haya ocurrido buscar en un marco detrás de una foto, donde aparecía yo de dos años bañándome en la tina. Como si detrás de mi mirada angélical tuviera que esconderse algo terrible.
Le faltaba un ojo. Le habían arrancado la nariz. Tenía profundas quemaduras en la cara. Tenía el cuello quebrado. Tajos y heridas de bala. Los huesos quebrados en mil pedazos. Le habían arrancado las uñas de las manos y los pies. Y le habían dicho que me iban a matar a mi y a mi mamá.
Frases que leídas con resistencia y horror quedaron tatuadas en mi mente. Con gran esfuerzo, logré silenciar su repetición insistente en el pensamiento. Para poder disfrutar de la vida cotidiana tuve que bloquear el recuerdo. Este silencio intrapersonal se proyectaba sobre las relaciones interpersonales: no le dije nada a nadie hasta muchos años después y aún hoy las he repetido pocas veces.
12.
El conocimiento de la tortura me dio una lección sobre el corazón humano que me acompañará para siempre.
13.
No existe, en el caso de la memoria de la violencia, una guerra por la palabra y el sentido. Más bien funciona como una tiranía del sentido. Una voz única que se levanta -la del consenso- sobre un área devastada por la violencia. Su éxito, y oportunismo, consiste en haber surgido antes de la recuperación de la voz de los sectores sociales resentidos, y haber convertido en inaudibles sus tenues intentos por hablar, subiendo el volumen de sus jingles.
14.
Existe una retroalimentación continua entre el silencio como requerimiento del consenso y parte constitutiva del pacto en el que se funda nuestra democracia y el olvido, como forma defensiva de bloqueo mental para intentar, con o sin éxito, evitar el dolor y la imaginación mórbida.
En el silencio y el olvido existe siempre el riesgo de que la aparición desprevenida del duelo nos enfrente con los otros y con nosotros mismos con una nueva brutalidad. Que haya piedrazos, golpes, suicidios y asesinatos. Que vuelvan toda la pena y la rabia como si no hayan estado haciendo otra cosa que crecer en algún lugar del inconsciente.
15.
Sueño que caminamos mi abuela, mi bisabuela y yo, vestidas de luto, por el desierto de atacama. El sol sobre nuestras cabezas nos hace arrastrar los pies de agotamiento. Tras nosotros va un robot al que no le cuesta caminar porque tiene ruedas, sonriendo.
16.
El duelo se arrastra a través del tiempo, inmodificado, casi estático, sin más que pequeñas variaciones de intensidad. No es algo que haya pasado (en mi caso y el de muchos de mi generación), es algo que pasa, pasa en nuestras mentes y en nuestras familias, nos convierte en desadaptados entre desadaptados, en fingidores, en el mejor de los casos, en termitas en la pata de la silla del obispo.
17.

"Es parte de las culturas humanas saber manejar simbólicamente la muerte. De lo contrario la muerte sería eterna, inolvidable, se reproduciría en los parientes; cada muerte asesinaría todo el entorno (...)"
José Bengoa, Carta Abierta a Eduardo Frei Ruiz-Tagle
Mi abuela viste de luto hace 26 años. Prometió terminar con el luto cuando acabara la dictadura, pero no lo hizo. El duelo no ha acabado y el negro, signo silencioso, viene a ocupar el lugar dejado por la palabra.
18.
Que haya sido una maquinaria extranjera la que logró el fin de la omisión sistemática de los medios de comunicación chilenos sobre la relación entre Dictadura Militar y degeneramiento moral y político es, en parte, sintomático de la proyección del silencio intra e interpersonal sobre el espacio público en forma de desmovilización.
19.
Mi abuela me contó que las mujeres que recibieron su testimonio en la Comisión Rettig, le dijeron que ella y mi mamá eran las primeras personas entrevistadas que no lloraban al contar su historia. Mi abuela estaba orgullosa de haber podido guardar la compostura en el dolor, de nunca haber llorado en público. Su conciencia "aristocrática" consideraba vergonzosas las demostraciones públicas de afecto y eso me fue transmitido. Si no podía llorar, era mejor no hablar del todo, porque una cosa podría llevar a la otra y quedaría expuesta a la impudicia.
20.
-Tú eres hija de Brunner. ¿Por qué entonces tu apellido?
Con seriedad en el rostro y una mirada que siempre debe caer en los ojos del interlocutor:
-Porque mi papá murió poco después de que yo nací. Brunner es mi papá adoptivo.
-¿De qué murió?
-Lo asesinaron los militares.
Este pequeño diálogo, que he repetido un centenar de veces, ilustra cómo me veo obligada a comunicar una información para mi terrible a cualquiera que se le ocurra preguntar.
21.
Estando obligada a interrumpir con mi información de lo terrible la ligereza de ánimo de las conversaciones post- dictatoriales, me resiento, odio la ligereza, le doy una nueva vuelta de tuerca a mi proceso de desadaptación.
22.
Ahora mismo, mientras escribo debo hacer un enorme esfuerzo para vencer el pudor. Qué sentimentales y obvios parecen mis lamentos.
Sin embargo, a pesar de no sentir "la culpa de olvidar" de la que habla Moulian, simplemente porque no es posible olvidar, me siento, como se ha visto, cómplice del silencio. Si parece este un lugar inadecuado, presento mis motivos para pensar que no lo es tanto: ningún lugar es adecuado. La inadecuación es un elemento central de mi relato.
23.
Me contaron cuando niña que mi papá había muerto fusilado. El certificado de defunción corcheteado a la libreta de familia decía así: muerte por impacto de bala.
En el fusilamiento que inventó mi familia, o en el que yo misma inventé según mi imaginación de "Tardes de Cine", un pelotón de soldados disparaba al unísono sobre un hombre con los ojos vendados. Este acto hacía que todos se sintieran inocentes pues nunca sabrían si había sido su bala la que había dado muerte al hombre. Así también en mi mente era el sistema el que se dejaba caer sobre mi padre; eran hombres sin rostro, que de a uno eran inocentes y que sólo sumados se volvían asesinos, los que lo habían matado.
Cuando me enteré de los detalles de su larga agonía durante su detención en la Base Aérea de Cerro Moreno y en la Cárcel de Antofagasta, tuve que ocupar toda mi imaginación para lograr representarla (no había un símil en "Tardes de Cine"). Imaginé, y lo sigo haciendo, esas sesiones de tortura y todos los posibles rostros de sus torturadores y asesinos.
24.
Los dogmas cristianos sirven para explicarse la brutalidad con la que actuaron torturadores y asesinos: si el diablo existe, ellos son sus hijos y si el alma existe, ellos no la tienen. Pero para el pensamiento laico la realidad es menos fabulosa y más terrible, no hay un Dios a quién culpar, a quién acusar de irresponsable. La brutalidad no es más que un producto de la cultura y la naturaleza, una posibilidad ofrecida por la condición humana.
25.
Me veo a los siete u ocho años leer una revista en la que describen cómo a una mujer detenida por la DINA le introdujeron ratas vivas en la vagina. Me veo dando vuelta páginas y páginas de declaraciones de tortura. Me sudan las manos y siento cómo me sube la sangre a la cabeza. Ya no quiero leer lo que he escrito aquí, ni siquiera para corregir la ortografía. Sueño que bombardean el Arcis y se me abre la herida de la cesárea. No le hablo a nadie de lo que escribo y dudo de mi capacidad de mostrarlo alguna vez.
26.
Cuando nació mi hijo supe que él heredaría esta historia de violencia. Me puse a llorar porque supe cómo mi abuela había querido a mi padre y cómo mi padre me había querido a mi. Cómo cada uno desea poder proteger a sus hijos del sufrimiento y la brutalidad. Y como, de forma más o menos radical, todos fracasaremos.

Algún día mi hijo Lucas llorará por su abuelo que murió a los 26 años, sentirá rabia, tomará partido y hará imposible la reconciliación de nuestra sociedad.

Los hijos y los nietos de los asesinos y sus amigos heredarán argumentos que justifiquen los crímenes y nuestros hijos heredarán la imaginación herida.

Enero 1999, Calafquén.



Si sabe algo más o hubiera otra cosa que desee agregar sobre Eugenio Ruiz-Tagle, asesinado en Antofagasta, compártalo con nosotros con un e-mail a nuestro correo electrónico. para que así todos podamos conocerlo. Si sabes algo también sobre cualquier otro compañero desaparecido o asesinado por la dictadura, compártelo también con nosotros, eso ayudará a que jamás los olvidemos.

domingo, 15 de octubre de 2017

Compañero Luis Valenzuela, ¡PRESENTE!

Lamentamos la partida de nuestro entrañable compañero LUIS VALENZUELA (QEPD). Fue miitante del MAPU en La Serena, participante en la organización de las y los trabajadores agrícolas, prisionero político en dictadura, sobreviviente de la Caravana de la Muerte.
Sus funerales se realizaron este domingo 15 en el Cementerio de Las Compañías, La Serena.
Luchito, seguimos levantando las banderas de Carlos Alcayaga, Jorge Vásquez, de los Maureira, de todas y quienes lucharon por el derecho a la Mapu - Tierra.



Mensaje a la familia de d. Luis Valenzuela Álvarez:

Querida Teresa, queridos Rodrigo y familiares de Luchito:

Nos unimos a su dolor y pesar por la partida del papá y hermano.
Tod@s hubiéramos querido tener por mucho más tiempo a nuestro compañero, que fue más que amigo, fue un hermano tanto en los momentos gloriosos como en los dolorosos que vivió nuestro pueblo, especialmente el campesinado de la Región de Coquimbo, desde los días de la Reforma Agraria y del “Coquimbazo” en que el proletariado agrícola, unido a las luchas obreras, demostró su valor e invencible convicción de que se tenía que refundar el país. Luis, como nosotr@s, creyó en el Chile Nuevo y estuvo dispuesto a dar la vida por defender los logros del gobierno de la Unidad Popular. Fue un leal combatiente, que sobrevivió a los crímenes de la dictadura cívico-militar, que vivió dura prisión y largos años de persecuciones.
Los gobiernos posteriores a la tiranía no supieron valorar y reconocer el aporte de las y los luchadores que entregaron sus vidas por ese Chile mejor con que soñamos.
Hay una deuda hacia el mundo obrero y campesino, de reconstruir la historia para que las nuevas generaciones sepan quienes dieron lo mejor de si mismos deseando dejar un futuro mejor a sus hij@s y niet@s. Para que puedan saber quienes se comprometieron a abrir alamedas de libertad y dignidad para las clases populares.
Pero los sueños siguen de pie, y este destacamento proletario manifiesta su determinación por aportar a la acción popular con que los pueblos y las y los trabajadores del campo y de la ciudad construiremos esa sociedad soñada, sin clases, sin desigualdades, sin injusticias.
Con fuerza, con dignidad, con cariño hacia nuestros pueblos y hacia las y los que hicieron esa historia, que es nuestra, seguimos en la lucha y rendimos homenaje a todas y todos quienes han dado lo mejor de sus vidas en pos de estos ideales.
Compañero Luis Valenzuela, presente.

Poa la Coordinación Política del MAPU,
Carlos Ruiz, Coordinador en campaña.
Kokimpu - Coquimbo, domingo 15 de octubre de 2017


MENSAJES RECIBIDOS EN FACEBOOK:


  1. Maria Alicia Baca Macazana Un solidario reconocimiento a la constante lucha del compañero.
  2. Maria Teresa Marquez Vilo Vuela alto compañero !!
  3. Cecilia Marchant R. Mis condolencias a la familia y al MAPU de La Serena
  4. Domingo Cadin MI MÁS SENTIDO PÉSAME A SU FAMILIA....
  5. Javier Esteban Oyarzun Ortiz Honor y gloria...
  6. Laura Echiburu MI PESAR POR LA PERDIDA DEL COMPAÑERO, MIS CONDOLENCIAS A SU FAMILIA
  7. Italo Arza Marchant Vuele alto compañero!!
  8. Juan Homero Villarroel Soto Reciba la familia nuestro pesar por la partida de nuestro compañero. Mapu de la región del Biobío.
  9. Enrique Alcayagazepeda Una gran pena su partida, un gran dirigente campesino, un compañero luchador, un MAPU siempre comprometido con su pueblo. Un abrazo al universo que lo acoge.
  10. Mario Alvarez Undurraga Dolor compartido con su familia y compañeros
  11. Donato Cisternas Mis condolencias A toda su familia y a todos los compañeros MAPU
  12. Yoko Salazar Que su familia, reciba. nuestras condolencias. Y QEPD, nuestro Compañero.
  13. Manuel Burgos Lagos Condolencias desde Victoria. Región de La Araucanía.
  14. Monica Pilquil Lizama " Bendiciones" y saludos Compañer@s del..MAPU
  15. Claudio Dominguez Mis condolencias a su familia y a los Compañeros...
  16. Juan Pablo Pino Salgado Nuestras condolencias para toda su familia y para la familia MAPU de la Serena.  Mucho newen. Ppino. Mapu - Comisión San Antonio
  17. Pedro Sandoval Sepúlveda Toda nuestra solidaridad con su familia y compañeros de lucha. PT de Chile.
  18. Guzman Antonio Núñez Núñez Todo el honor y la gloria para ese compañero.
  19. Guzmán Antonio Núñez Núñez Mis más sentidas condolencias a su familia carnal. Y su familia mapucistas. Mapu talca
  20. Marlinda Yolanda Alcayaga Zepeda Un gran dirigente del Campesinado, honor y gloria para Luis Valenzuela.
  21. Rubén Tapia Ramírez:



IMÁGENES DEL FUNERAL DEL COMPAÑERO LUIS VALENZUELA.
CEMENTERIO DE LAS COMPAÑÍAS


















Carlos Ruiz con Rodrigo Valenzuela, hermano de Luis y compañero de la misma causa


martes, 10 de octubre de 2017

Homenaje a Jenny Barra Rosales a los 40 años de su desaparición

Homenaje a Jenny Barra Rosales a los 40 años de su desaparición.

Se realizará el sábado 21 de octubre desde las 15.30 hrs en la Plaza Guarello, San Bernardo. Habrá trabajo voluntario para asear y hermosear la plaza. Traer pintura y brochas

CÓMO LLEGAR A PLAZA GUARELLO:


JENNY BARRA ROSALES

Nacida el 27 de octubre de 1953, 23 años a la fecha de la detención, soltera, Estudiante enfermería Universidad Católica, militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria. Detenida el 17 de octubre de 1977.
Fue detenida por primera vez el 17 de enero de 1974, a los 20 años de edad, por Militares de la Escuela de Infantería de San Bernardo. En esa oportunidad permaneció por espacio aproximado de 6 meses recluida en Cerro Chena, recinto de Tejas Verdes, Casa Correccional y Campamento Tres Alamos en virtud de las normas por Estado de Sitio. En esa oportunidad se le acusaba de repartir panfletos y pertenecer al Frente de Estudiantes Revolucionarios (FER).
Una vez recuperada su libertad, continuó con sus estudios en la carrera de Enfermería de la U. Católica de Santiago.

Más informaciones sobre Jenny:







lunes, 9 de octubre de 2017

44° aniversario de los asesinatos de Isla de Maipo y Hornos de Lonquén



El 7 de octubre de 1973 fueron detenidos por Carabineros 15 varones de diferentes edades y actividades:
Sergio Maureira Lillo, dirigente campesino y militante del MAPU, con sus hijos, Rodolfo Antonio, Sergio Miguel, Segundo Armando y José Manuel Maureira Muñoz.
Oscar Nibaldo Hernández Flores, su hermano Nelson, domiciliados en la viña Naguayán y su hermano Carlos Segundo, de visita entonces en casa de sus hermanos.
Enrique René Astudillo Álvarez y sus dos hijos Omar Enrique y Ramón Osvaldo Astudillo Rojas.
Los cuatro jóvenes Miguel Brant Bustamante, Iván Gerardo Ordóñez Lama, José Manuel Herrera Villegas y Manuel Jesús Navarro Salinas, detenidos en la plaza de Isla de Maipo, algunos de los cuales estaban de paso por Isla de Maipo.

Durante su desaparición, las familias hicieron estériles esfuerzos por saber dónde se encontraban detenidos, qué les había pasado. Carabineros dio la versión falsa de que habían atacado a Carabineros y habían muerto en enfrentamientos

Sus restos se encontraron el 30 de noviembre de 1978. El instituto Médico Legal constató que fueron asesinados y entregó detalles al respecto. La dictadura ocultó la verdad e inhumó ilegalmente sus restos, frustrando a sus familiares y a toda la ciudadanía que esperaba darles sepultura. En 1980 el propietario del fundo Lonquén hizo dinamitar los hornos de cal para impedir la peregrinación de parientes, amigos y compañeros de los asesinados.

Pero la verdad se supo y el caso Lonquén estableció un antes y un después en la lucha de las y los familiares por saber la verdad de las desapariciones en Chile, ya que se estableció que efectivamente la dictadura cívico-militar había hecho desaparecer a opositores, lo que siempre se había negado.

Los asesinatos de campesinos fueron consecuencia directa de la acción golpista de los latifundistas de la zona, que así se vengaron de los líderes del proceso de reforma agraria, e infundieron terror entre el campesinado.

Recién en 2010 el Estado, a través del Instituto Médico Legal, pudo entregar a sus familias, algunos restos de la mayoría de los 15 compañeros, después de un proceso acucioso de identificación. Luego de una velación en el recinto municipal de Isla de Maipo, los restos de los compañeros fueron llevados a reposar al cementerio local.

Las y los mapucistas y ex-mapucistas venimos rindiendo homenaje a la familia Maureira y al conjunto de los 15 compañeros.

El acto de homenaje del 44 aniversario tuvo lugar (como cada dos años) en el sitio histórico donde se emplazaron los hornos de Lonquén, declarado monumento nacional. Organizado por la Corporación Memoria Lonquén y la Agrupación de Familiares de Víctimas de Lonquén. Se congregaron familiares, luchador«s por los Derechos Humanos, activistas y artistas. Hasta las autoridades locales al rendir homenaje a los caídos de Lonquén, expresaron su voluntad de que haya una educación pública, una conciencia pública para que no haya más crímenes como el que conmemoramos.

Se leyó un saludo de la organización Meli Wixan Mapu, enviado en mapuche dugun y en castellano. Se hizo un llamado a que no haya otro Lonken en la Araucanía, no más violaciones a los derechos del pueblo mapuche.

Un grupo artístico lo dijo claramente: lo que pasó en Lonquén no lo hizo exclusivamente la dictadura. Hoy, bajo esta democracia, hay desaparecidos como José Huenante, hay asesinados como Alex Lemun, Matías Catrileo. Rindieron homenaje a Pablo Vergara, a Ariel Antonioletti, a muchos más, victimados bajo estos gobiernos civiles y constitucionales.

El conductor del acto, cro. Carlos Maureira, manifestó que el mejor homenaje que podemos hacer los deudos, amig«s, compañer«s, es seguir luchando como ellos, por sus mismos ideales.


Dirigentes, artistas y autoridades presentes:

Higinio Espergue, Presidente Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi
Alicia Lira, presidente Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos Afep
Beto Rodríguez, vicepresidente Villa Grimaldi
Cristian Galaz, Director Ejecutivo Fundación Víctor Jara
Andrea Ugalde, directora Fundación Víctor Jara
Cecilia Marchant, Directora Agrupación DD.HH. 16 de Octubre La Serena
Patricio Véjar, comunidad Ecuménica Martin Luther King
Otras organizaciones:
Fundación José Domingo Cañas
Hijxs
Comisión Funa
Corporación Memorial Cerro Chena

Artistas:
Dúo a dos guitarras Raúl Watelmath e Iván Fredes
Trío Memorial
Poetas: Horacio Pino y Grupo Poesía y Periferia
Claudia Salgado nieta de Sergio Maureira Lillo

Autoridades:
Alcalde de Isla de Maipo, Carlos Adasme
Alcalde de Talagante, Carlos Álvarez

Seremi de Justicia y DD.HH. Región Metropolitana: Lorena Escalona