A lograr movilización y crear conciencia popular

A lograr movilización y crear conciencia popular

El MAPU no se rinde

El MAPU no se rinde

48 años de lucha

48 años de lucha

«

MAPU: 46 AÑOS LUCHANDO, CREANDO PODER POPULAR

«

POR LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS Y LOS TRABAJADORES

«

No + AFP, No + migajas, renacionalización del cobre y del agua, educación gratuita, estatal y de calidad:

A ORGANIZAR UN GRAN PARO GENERAL


«

EL MAPU SALUDA AL MPT
EN SU QUINTO ANIVERSARIO 5 de abril 2009-2014

UNIR LAS LUCHAS PARA QUE LOS PUEBLOS Y LOS TRABAJADORES MANDEN

jueves, 17 de septiembre de 2015

EL MAPU: NUESTRA HISTORIA Y LUCHAS ACTUALES, EN SÍNTESIS

MAPU
MOVIMIENTO DE ACCIÓN
POPULAR UNITARIA


46 años de vida luchando
1969 - 2015

Escríbenos:  mapusantiago@gmail.com


El MAPU surgió en mayo de 1969, en medio del ascenso de las luchas del pueblo chileno hacia una sociedad más justa. Nació oficialmente el 18 de mayo de 1969, en una asamblea realizada en un local sindical, después del quiebre del PDC, producido por la ruptura de los sectores izquierdistas que vivían al interior del PDC, tras el fracaso del reformismo, la lentitud en la reforma agraria, la política económica antipopular y los hechos represivos criminales hechos por el gobierno de Eduardo Frei Montalva, en especial las matanzas de obreros del cobre en El Salvador (11 de marzo de 1966) y de pobladores de Puerto Montt (9-10 de marzo de 1969).

En 1970 contribuyó a crear la Unidad Popular y a conseguir la victoria del compañero Salvador Allende. Fue uno de los seis partidos que conformaron la UP, a cuyo nacimiento aportó sustantivamente, dando estímulo a la unidad en torno a un candidato de izquierda con un programa revolucionario.
Tras la victoria de 1970, nuestra consigna central fue "A convertir la victoria en poder y el poder en construcción socialista", lo que resume nuestro programa e itinerario. En el I Congreso, en noviembre de 1970, se incorporó el marxismo leninismo, como método de análisis, para ser aplicado creativamente y sin dogmatismos. Se siguió practicando la tolerancia religiosa y la apertura al aporte de los cristianos revolucionarios, que marcó los inicios del Movimiento. Éste resolvió constituirse en partido proletario, en lucha por la construcción de una sociedad socialista. Trabajamos con lealtad a favor del Gobierno Popular, en el campo y la ciudad, entre jóvenes y poblador«s, demandando agilizar el proceso de cambios y el traspaso de Poder para el Pueblo, y a la vez fortaleciendo la institucionalidad popular.

En agosto de 1971 se inscribió como partido. En las elecciones de la CUT de 1972, el MAPU se reveló como la tercera fuerza de izquierda entre los trabajadores sindicalizados en esta central.
El 19 de mayo de 1972 muere nuestro Secretario General, Rodrigo Ambrosio, “el mejor de todos nosotros”. La lucidez de sus planteamientos nos sigue iluminando.

El II Congreso, cerrado el 8 de diciembre de 1972, ratificó que el eje central de construcción socialista hacia una sociedad sin clases, era el poder popular. Se caracterizó a la revolución chilena como sin etapas y unida indisolublemente a la revolución mundial y latinoamericana. Rescatamos el legado bolivariano del Che Guevara, expresado en su sacrificio en Bolivia, pero no adherimos a interpretaciones foquistas, ya que la fuerza de pueblos como el chileno estaba en la movilización social masiva de trabajadores del campo y la ciudad, estudiantes, pobladores. El MAPU recogió los aportes de Marx, Engels, Lenin, Rosa Luxemburgo, Trotski, Mao, Fidel y el Che, sin dogmatismos.

En marzo de 1973, el sector minoritario del Partido, que no pudo predominar en el II Congreso, intentó apropiarse de la dirección, no consiguió quedarse legalmente con el nombre MAPU, no logró la adhesión de las mayorías militantes, por lo que tuvo que adoptar el nombre de Partido MAPU Obrero Campesino. En 1973 nos dividimos en MAPU y MAPU Obrero Campesino, pero hoy en la práctica estamos reconstruyendo el MAPU de nuestro fundador, Rodrigo Ambrosio, entendiendo que han pasado años y cosas en este país y en el mundo. Invitamos a la reconstrucción del MAPU, como movimiento de masas y partido de cuadros, donde participen compañer«s tanto del MAPU histórico como del MAPU (O.C.), MAPU (Lautaro), MAPU (Comité Central), MJL y gente de izquierda anticapitalista en general, que concuerdan con nuestros planteamientos.

Aportamos a la organización del proletariado agrícola, que fue un sustento importante de nuestra composición social y un aporte particular del MAPU al proceso de cambios liderado por el gobierno popular. El MAPU se hizo fuerte en el pueblo mapuche, cuya lucha fundamental por la Tierra, fue asumido desde nuestro nacimiento y simbolizado en el doble significado de nuestro nombre y en la bandera que representa la naturaleza y la esperanza.

Aportamos significativamente a la incorporación de la mujer, trabajadora y pobladora, a este proceso de cambios en torno a la Unidad Popular.
El golpe criminal de 1973 destruyó las conquistas políticas y sociales de nuestros pueblos, pero no nos destruyó la esperanza. Nos asesinaron a militantes y dirigentes, a trabajadores del campo y la ciudad, jóvenes y adultos mayores.
Tras el golpe y hasta marzo de 1990, sufrimos la muerte y desaparición de más de 45 de los nuestros, además de la caída de dos compañeros internacionalistas en Centroamérica. El MAPU es el 4º partido con más víctimas de la dictadura. L«s mapucistas asesinad«s y su ejemplo siguen vivos en nosotros.

El MAPU estuvo en las barricadas y en las luchas sindicales y estudiantiles hasta que cayó la dictadura.
En 1983 se produjo la división entre partidarios de la convergencia socialista (lo que concluyó en la creación de la Concertación) y de la insurrección popular, escindiéndose el Movimiento Juvenil Lautaro.
En 1989, los reformistas y "renovados" decretaron la disolución del MAPU y la integración a otros partidos de la Concertación.
Un sector del MAPU (Garretón) se mantuvo vigente hasta las elecciones de 1993. Otro sector del Mapu Obrero Campesino mantuvo su identidad propia y formó parte de la Concertación.

Desde fines de los años 80 no ha habido una organización que represente nuestros fundamentos, nuestra antigua militancia ha quedado dividida en diferentes opciones. Creemos llegado el momento de reflexionar y darnos una orgánica, una estrategia y una táctica para lograr los objetivos históricos de las clases populares.

En los años 2000 a 2007, se va creando una corriente al interior del MAPU-OC por la reunificación de las vertientes del partido original. Al producirse el resultado fraudulento del VI Congreso del MAPU-OC en octubre de 2007, los sectores de base popular de éste deciden emprender con fuerza propia la reconstrucción del partido, haciendo un llamado a todas las vertientes y a l«s much«s exmilitantes sin orgánica. Durante el 2008, la nueva (y tradicional) orgánica se va reconstruyendo y perfilando como una organización anticapitalista.

Fuimos convocantes a la coordinación de orgánicas anticapitalistas que dio origen al MPT, nacido en la asamblea de organizaciones anticapitalistas del 4 y 5 de abril de 2009.
El MAPU es la única orgánica que como tal formó parte de la UP y hoy forma parte del MPT, alianza estratégica de partidos y movimientos anticapitalistas.
Creemos vigente el legado de Ambrosio: necesitamos un partido para las clases populares, que luche con la fuerza de los pueblos organizados. Por eso el MAPU está vivo y no piensa dejar de existir.
Queremos reconstruir una organización política de carácter proletario, que una a los trabajadores y a sectores progresistas de la sociedad, para luchar por construir una sociedad sin clases, sin explotadores ni explotados, en la cual las mujeres y los hombres puedan vivir en mejores condiciones de vida y en un ambiente de libertad, igualdad y justicia.
Hoy la dispersión de orgánicas y de actividades no ayuda a una lucha frontal, como la que nos da el sistema. Hemos exigido hacer justicia a las clases populares, cuyas conquistas de otros años de lucha siguen sin ser repuestas. Hoy se necesita una nueva alianza estratégica de los sectores populares. La Concertación, que alguna vez representó esperanzas para algunos, ya se agotó. Somos much«s más los que creemos que hay que levantar un nuevo referente unitario.
La tarea por alcanzar una democracia verdaderamente popular no se ha completado. Hoy el desafío es avanzar hacia la democratización de un país aún dominado por leyes y estructuras dictatoriales, administradas por un régimen capitalista neoliberal y represivo.

Solo con la unidad y el fortalecimiento de las clases populares y sus organizaciones, podremos poner atajo a las políticas neoliberales y cambiar las leyes que mantienen las desigualdades. Nuestra gran tarea es lograr una Nueva Constitución.
El Chile de hoy necesita democracia, justicia social, respeto a la diversidad cultural, equidad y reparación. Fin al autoritarismo, a la injusticia del régimen binominal, a la corrupción. Recuperar para los pueblos nuestras riquezas básicas.
            Hoy somos parte de los movimientos sociales: somos sindicalistas obreros y campesinos, exonerados, indígenas, defensores de los derechos humanos y de los derechos de la Madre Tierra, Pacha Mama, Ñuke Mapu.
            Si fuiste MAPU ayer, y estás por la sociedad sin clases, ya eres un« de nosotr«s.
            Si nos quieres conocer, toma contacto con nosotr«s.

  


Frentes de acción de los Colectivos MAPU:

O  Reconstrucción del tejido social en sectores poblacionales.
O  Presencia en sindicatos y agrupaciones de pequeños productores. 
O  Presencia en el movimiento mapuche y organizaciones indígenas urbanas.
O  Derechos Humanos, Ejercicio de la memoria combatiente.
O  Actividades en defensa del medio ambiente con perspectiva anticapitalista.
O  Participación de cristian«s revolucionari«s en el movimiento popular.
O  Aporte a la construcción del MPT, especialmente por territorios.




Redes que proponemos construir:

O  Salud: Grupos de Acción Popular, dedicados a la atención básica en salud halópata y alternativa, difusión de capacitación y derechos, control popular sobre las políticas públicas de salud. Apoyo a misiones de salud de los gobiernos de Cuba y Venezuela.

O  Poblador«s: Apoyo a la reconstrucción del movimiento de poblador«s, juntas de vecinos, centros de madres. Defensa de los derechos a la vivienda, salud y ambiente sin amenazas a la vida y salud humana. Capacitación, educación popular, apoyo a la infancia y sectores vulnerados.


O  Educación: Grupos de Acción Popular, red de estudio y acción, generadora de propuestas en la educación, organización de centros de estudiantes y de apoderados, derechos básicos, control popular sobre las políticas de educación. Educación popular, trabajo directo y alternativo con menores. Red de profesores de todos los niveles, preescolar, EGB, EM y universitario. Red de trabajadores de la educación.

O  Derechos Humanos: red de apoyo a víctimas de violaciones a los derechos humanos. Apoyo a exonerados, prisioneros y ex-prisioneros, familiares de ejecutados y detenidos desaparecidos. Difusión y capacitación en los derechos humanos. Ejercicio de la memoria combatiente.


O  Defensa de la Madre Tierra: Por un ambientalismo desde los intereses de las clases populares. Por un nuevo paradigma respecto de la Madre Tierra. Red de comunidades y organizaciones afectadas por las políticas destructivas del sistema capitalista.

Estas redes son transversales y complementarias. Su trabajo incluye estudio y acción, todo aporte es necesario.


Presencia en regiones: II, IV, V, VII, VIII, IX, X, XI, XII y RM.



RM: agrupaciones comunales o zonas:
O  Norte: Recoleta, Conchalí, Renca y Huechuraba.
O  Centro: Santiago.
O  Oriente: Peñalolén, Macul, La Reina, Ñuñoa, La Florida.
O  Poniente: Pudahuel, Cerro Navia, Estación Central, Lo Prado.
O  Sur: La Granja, La Pintana, San Joaquín, PAC, Puente Alto y San Bernardo.



Página de avisos, compras, ventas, trueques, invitaciones:

Página de activismo ambiental, acción, denuncia, concientización sobre derechos de la Madre Tierra:




No hay comentarios:

Publicar un comentario